Presencia en la Cámara

 

Por primera vez en muchos años, el Congreso no tiene mayorías automáticas. Esto significa que para sancionar una ley es necesario dialogar y buscar los consensos. Así fue posible aprobar decenas de leyes, algunas de ellas realmente transformadoras.

Para ello hace falta, primero que nada, estar. Dar la cara a la hora de debatir, decir lo que cada uno piensa, votar de acuerdo con las convicciones más allá de si un proyecto va a ser aprobado o no.

Con un 92,54 por ciento de asistencia a las votaciones, fui el diputado rionegrino con mayor presencia en el recinto durante el período de sesiones 2016. Eso es, para mí, honrar el compromiso que asumí con la gente de mi provincia.


Proyectos presentados

Hasta este momento presenté –tanto en carácter de firmante como trabajando con otros diputados acompañando sus iniciativas- 57 proyectos de ley, 46 de resolución y 22 de declaración.

Podés consultar toda mi producción legislativa en la página de la Cámara de Diputados de la Nación, siguiendo este enlace: http://www.diputados.gov.ar/diputados/swisky/listadodeproy.html


Con la salud de los argentinos como prioridad

Como médico del sistema hospitalario público, sin duda que cuidar la salud de los argentinos es mi prioridad. A este compromiso se suma la enorme responsabilidad que me dio Cambiemos pidiéndome que sea el referente de este espacio en la Comisión de Salud de la Cámara de Diputados.

Por eso presenté un proyecto de ley para crear un registro digital con las historias clínicas y los registros vitales de todos los argentinos, sin importar si se atienden en el sistema público o el privado de salud, que permitirá hacer una asignación de recursos mucho más eficiente y garantizarle a todas las personas una mejor respuesta en caso de enfermedad. 

También, pensando en una problemática de nuestra provincia, propuse la creación de un registro epidemiológico desagregado por pueblo originario de manera de comprender mejor la realidad de esas personas y diseñar políticas específicas que atiendan sus necesidades reales.

Además, presenté proyectos para concientizar sobre técnicas de reanimación cardiopulmonar (RCP) –un tema sobre el cual incluso hicimos una jornada de difusión en la Cámara, con la presencia de los medios de comunicación- , sobre alergias alimentarias y sobre hemofilia. Estoy convencido de que sembrar conciencia es el primer paso para prevenir y para curar mejor.

Desde la Comisión de Salud impulsé debates muy postergados que hacen a la calidad de vida de miles de argentinos. Uno de ellos, quizás el más resonante, fue el que luego de 12 años de discusiones estancadas terminó con una ley que garantiza el acceso al cannabis medicinal a niños que padecen enfermedades refractarias a otros tratamientos.

Quizás la sanción de esta norma sintetice como pocas lo que significa esta nuevo tiempo para el Congreso de la Nación. Como te contaba más arriba, el problema estaba planteado desde hacia más de una década, pero nunca se había tomado la decisión de avanzar. Nosotros lo hicimos, y para eso escuchamos todas las voces, viajamos a Chile para ver cómo funciona el sistema en ese país, discutimos durante muchas horas. Al final, encontramos un punto de coincidencia, un proyecto de ley que seguramente es perfectible y que será modificado con el tiempo pero que hoy significa una solución real y posible.


En las economías regionales y en sus pequeños productores está la clave para generar más y mejor empleo para los argentinos. Por eso, otro de los ejes de mi trabajo legislativo está en el desarrollo económico del interior del país y la implementación de medidas de fomento, promoción y protección de sus actividades productivas.

En esta materia, presenté un proyecto de ley para crear el Consejo Federal Interministerial de Economías Regionales, un organismo que va a servir para coordinar los esfuerzos de diversas jurisdicciones, muchas de las cuales hoy trabajan de forma inconexa, se superponen en sus funciones o generan una burocracia innecesaria.

Además, participo de la Comisión de Economías Regionales de la Cámara, que este año asumió el compromiso de escuchar de manera directa a los productores. Desde ese ámbito, gestioné la visita de los integrantes de la Comisión –diputados de todos los bloques- al Alto Valle, donde conocieron de primera mano la realidad de nuestro sector frutícola; y junto con diputados de Cambiemos viajamos a Bariloche para reunirnos con las cámaras de Comercio, Turismo y Hotelería de la ciudad y relevar las necesidades de infraestructura y los desafíos que presentan estos sectores.

De la misma manera, participé en viajes a diversas provincias, donde conocí de primera mano la realidad, las inquietudes y las propuestas de sus productores.

Asimismo, en la Comisión recibimos la visita de representantes de 13 sistemas productivos y de 27 actividades vinculadas con las economías regionales, generando un ámbito de diálogo e intercambio de ideas para poder legislar mejor.

 

Defendiendo las economías regionales


Otro de los ejes de mi actividad legislativa es el trabajo en la Comisión de Ciencia y Tecnología. Desde allí, defiendo el talento de nuestros científicos rionegrinos porque tengo la certeza de que su tarea, y la vinculación con el sistema productivo, es una de las claves para el despegue que los argentinos anhelamos.

Por eso, estuve entre los diputados que le plantearon al Poder Ejecutivo Nacional la necesidad de mantener las partidas presupuestarias en Ciencia y Tecnología, aún cuando la Argentina atraviesa un período económico difícil, en el que está tratando de recuperarse del desbarajuste de la gestión anterior.

También gestioné la visita de 20 diputados de Cambiemos a Bariloche, para que dialogaran de primera mano con quienes trabajan en INVAP, en la Comisión Nacional de Energía Atómica y en el Instituto Balseiro, y de este cara a cara se llevaran una impresión de primera mano de las necesidades reales de nuestro complejo científico-tecnológico. 

Cuando uno viene de una provincia con los recursos naturales que tiene Río Negro, pesa la obligación de cuidar ese patrimonio que es de todos y que es la base del futuro.

Por eso, presenté un proyecto de ley para reemplazar paulatinamente los pañales descartablesque se entregan en programas oficiales por alternativas ecológicas reutilizables. Con ello, se evitaría no sólo la contaminación ambiental y el riesgo sanitario que implica el descarte, sino que también se mejoraría la utilización de los recursos públicos.

También propuse la creación de un Registro Nacional de Infractores Ambientales, una especie de “Veraz” que permita saber quienes son los que contaminan y, a partir de ello, exigir compensaciones o impedirles contratar con el Estado en tanto no remedien sus pasivos ambientales.

Asimismo, impulsé la incorporación de la enseñanza de Bioeconomía, Desarrollo Sustentable y Nuevas Técnicas de Mercado en la currícula educativa federal, de manera de preparar a las futuras generaciones para llevar adelante modos de producción más sustentables.

 

Pensando en el futuro


A partir del diálogo y del consenso, en un Congreso sin mayorías absolutas, pudimos avanzar con leyes que implican un cambio profundo.

Tuve el honor de participar de debates históricos y de acompañar con mi voto muchas iniciativas realmente transformadoras.

Fui el único diputado rionegrino que votó a favor de la reparación histórica a los jubilados, así como también fui el único que votó a favor de abrir las puertas del crédito internacional para nuestro país terminando con el litigio con los holdouts.

Asimismo, voté a favor del reintegro del IVA a los productos de la canasta básica para las personas de menos recursos, la incorporación de la figura de flagrancia y las técnicas especiales de investigación para mejorar el accionar de la Justicia, la ley de incentivos para las PyMEs, la ley de asociación público-privada para hacer obras de infraestructura, la ley de protección de víctima de delitos, la prohibición de las carreras de galgos en todo el país, la ley de emprendedores y el Presupuesto más federal de los últimos años, con recursos para Río Negro como nunca antes se habían visto, entre otras iniciativas.

Acompañando el cambio


Entre las muchas leyes que tratamos este año en el Congreso, hubo algunas que apuntan a luchar contra la corrupción y a tener un sistema político más transparente.

Con mi voto acompañé la sanción de la figura del arrepentido para los casos de corrupción y la ley de acceso a la información pública.

Además, fui el único diputado rionegrino que apoyó la extinción de dominio para que el Estado recupere los bienes robados por los corruptos y también el único que apoyó la reforma política y el debate presidencial obligatorio.

Estoy convencido de que una forma de mejorar la República es despersonalizando la gestión. Por eso, fui autor de un proyecto de ley para prohibir la promoción personal de los funcionarios en los bienes del Estado y en las pautas publicitarias oficiales, fijando multas que los infractores deberán pagar de su propio patrimonio.

Luchando por la transparencia