Día de la Tierra: Wisky presentó en El Bolsón proyecto para incorporar los pañales ecológicos a programas oficiales

El proyecto prevé que para 2018 el 20 por ciento de los pañales que se entreguen a través de programas estatales sean reutilizables, hasta llegar al reemplazo total en 2035. Cada bebé utiliza 6300 pañales descartables en sus dos primeros años y medio de vida, generando 5 toneladas de basura que tarda hasta 500 años en degradarse. La iniciativa se presentó durante un evento mundial de concientización desarrollado en El Bolsón.

 

El diputado nacional Sergio Wisky presentó hoy en El Bolsón su proyecto de ley para reemplazar los pañales descartables por alternativas ecológicas en los programas oficiales. Lo hizo durante un evento realizado allí en coincidencia con el Día de la Tierra, durante el cual 50 familias de la localidad asumieron el compromiso de utilizar pañales ecológicos.

El evento llamado “The Great Cloth Diaper Change” (El Gran Cambio de Pañal de Tela), se realizó hoy en simultáneo en El Bolsón y otras ciudades del mundo con la intención de sembrar conciencia sobre el impacto ambiental del uso de pañales descartables y propugna su reemplazo por alternativas más amigables con la naturaleza.

“Durante sus dos primeros años y medio de vida un bebé utiliza cerca de 6.300 pañales descartables, que generan 5 toneladas de basura que tarda entre 300 y 500 años en degradarse”, explicó Wisky a la hora de fundamentar su proyecto, señalando que “además, la compra de pañales descartables representa un gasto de unos 45 mil pesos para la familia”.

El médico y legislador nacional indicó que su proyecto –presentado en la Cámara de Diputados con el número de expediente 8869-D-2016- apunta a que para 2018 el 20 por ciento de los pañales que se distribuyen a través de programas estatales sean reutilizables, hasta llegar a un 100 por ciento en 2035. “De esta manera, el Estado no sólo estaría contribuyendo al cuidado del ambiente sino también empleando mejor sus recursos”, señaló.

Wisky también detalló que “para producir los pañales convencionales que un niño utiliza durante sus primeros 12 meses de vida se necesitan más de 136 kilos de madera, 22,7 kilos de petróleo y 9 kilos de cloro. La huella ambiental que representa el uso de tal cantidad de pañales es equivalente a 62 kilos de dióxido de carbono”.

“Cuidar el ambiente requiere compromisos concretos. No sirve de nada denunciar, hacer una asamblea o una marcha si después en la vida cotidiana seguimos teniendo conductas que agreden a la naturaleza”, indicó Wisky, valorando “la decisión de las 50 familias que hoy participaron de este evento y asumieron ese compromiso personal”.

Según explicó Nelson Fuentes, uno de los cerca de 20 pequeños emprendedores que producen pañales ecológicos en la Argentina y que organizó el evento en El Bolsón, “esto es la evolución del pañal tradicional de tela, porque gracias a los nuevos materiales que hay a disposición pueden reutilizarse hasta 800 veces, son muy fáciles de limpiar y secar en el lavarropas y además son hipoalergénicos con lo que previenen la dermatitis. De esta manera, la alternativa resulta más económica, segura y práctica”.